Impermeabilizaciones y humedades

Un material impermeabilizante es cualquiera que no deje pasar el agua a través suyo, actuando como un paraguas sobre la superficie que protege.

Para hacer la elección del impermeabilizante más adecuado, tenemos que conocer la composición del sustrato sobre el que vamos a aplicarlo, y sus propiedades aislantes.

En Lotum utilizamos impermeabilizantes líquidos que al polimerizar forman una membrana elastomérica continua y elástica, impermeable, resistente a la intemperie y al contacto permanente con agua.

Nuestros sistemas proporcionan las siguientes ventajas:

  • Impermeabilización continua, sin juntas ni uniones.
  • Impermeabilización y protección de larga duración.
  • Aplicación en forma líquida, con refuerzo de telas sintéticas flexibles o telas de poliéster.
  • No necesitan obras de albañilería para su instalación y son de bajo peso.
  • Amplia gama de colores.
  • Texturas adaptables estéticamente a cada entorno.
  • Aplicables en todo tipo de condiciones atmosféricas (durante todo el año).
  • Resistentes a movimientos estructurales.

¡Y todo ello con garantía de máxima calidad!

Nuestros sistemas se adaptan a las formas más exigentes, desde solapes, juntas, cumbreras, canalones, muretes, baquetillas, grietas, fisuras, rincones, encuentros, sustratos lisos u ondulados, así como cubiertas de dos aguas.

Pueden ser utilizados además en superficies de todo tipo gracias a la extraordinaria adherencia de sus materiales y a la amplia gama de imprimaciones disponibles. De este modo, pueden ser protegidos todo tipo de sustratos, entre los que podemos destacar:

  • Tela asfáltica y asfalto
  • Fibrocemento
  • Hormigón
  • Vidrio
  • Ladrillo
  • Fieltro
  • Metales
  • Madera
  • Superficies pintadas
  • Plásticos
  • Baldosas
  • Rasilla y teja